Otro de los móviles que ha presentado HMD Global esta semana es el Nokia 5.3, que sigue la estética de su hermano mayor Nokia 8.3 5G, con un sistema de cámara trasera en un círculo cubierto de cristal con el flash en el medio. Es un diseño distinto e interesante, acompañado por una carcasa con degradado ofertado en varios colores.

La pantalla es de 16.6 cm (6.55 pulgadas) con resolución de 1560 × 720 píxeles con una muesca. El procesador es un Snapdragon 665, y está acompañado de 3 GB, 4 GB o 6 GB de RAM así como 64 GB o 128 GB de almacenamiento. Tiene Android 10 preinstalado pero pertenece a la iniciativa Android One, por lo que Android 11 lo tendrá listo nada más que Google distribuya la versión definitiva dentro de unos meses.

Dispone de lector de tarjetas micro-SD, un modelo con doble ranura SIM, y un lector de huellas dactilares en la parte posterior. Incluye wifi 802.11ac, Bluetooth 4.2, batería de 4000 mAh y carga de 10 W a través de un puerto USB tipo C. Incluye un botón para acceso inmediato al Asistente de Google.

La cámara trasera es de triple sensor, con un principal de 13 Mpx y apertura ƒ/1.8, la secundaria es de 2 Mpx para efectos de profundidad, y el tercero es de 2 Mpx para fotomacrografía. La cámara frontal es de 8 Mpx y apertura ƒ/2.0.

Este Nokia 5.3 cuesta 189 euros.