Sony continúa con las presentaciones de los móviles que tenía preparados para el Mobile World Congress, y ahora le ha llegado el turno a su teléfonos insignia, el Xperia 1 II. Con este modelo ha intentado innovar un poco más en el diseño, aunque eso suponga en realidad una mirada atrás al iPhone 4, con unos laterales planos y con biseles en lugar de la tendencia actual de estar redondeados. El diseño externo del móvil posibilita una protección frente al agua y polvo IP68.

La compañía mantiene la relación de aspecto 21:9 para la pantalla, la cual es de 16,5 cm (6.5 pulgadas) de tipo OLED, compatible con HDR, y con una resolución de 3840 × 1644 píxeles. Es una pantalla hecha para consumir vídeos, y es donde más podría destacar, que además cuenta con un refresco 90 Hz, pero no de la forma esperada, sino probablemente interpolando contenido de 60 Hz a 90 Hz.

Sony se ha asegurado de que incluye el Snapdragon 865 5G para dotar a este dispositivo de esa tecnología 5G, aunque todavía no sea generalista pero sí muy cara. Incluye 8 GB de RAM, 256 GB de almacenamiento y lector de tarjetas micro-SD de hasta 1 TB.

El diseño del dispositivo, con trasera de cristal, permite que tenga carga inalámbrica Qi. La recarga del dispositivo y su batería de 4000 mAh se hace a través de un puerto USB tipo C con carga de hasta 18 W. El móvil también dispone de wifi 802.11ac, Bluetooth 5.1 y un lector de huellas dactilares en uno de los cantos, así como altavoces estéreo y un conector de 3.5 mm.

203_eyeaf_human_animal.jpg

El apartado fotográfico y de grabación de vídeo está bien cuidado y promocionado como de calidad profesional, y este móvil es compatible con otras cámaras profesionales de la compañía. El sistema trasero es de cuatro sensores, tres de 12 Mpx y uno de tiempo de vuelo para profundidad. Hace mucha hincapié en el programa de Cámara que acompaña a este dispositivo, porque saca provecho al mayor ancho de pantalla para mostrar controles avanzados y tenerlo todo bajo control.

El sensor principal tiene una apertura ƒ/1.7, el secundario ƒ/2.2 para telefoto de tres aumentos, y el terciario ƒ/2.4 y gran angular de 124º. La cámara frontal es de 8 Mpx y apertura ƒ/2.0, y demuestra que los tiempos de los móviles para selfis se ha extinguido, dejando cámara simplemente normalitas para ello.

Su precio es de 1199 euros.

Vía: AnandTech.