Apple ha sufrido varios reveses en los últimos años a cuenta de los módems de sus iPhone, ya que por la guerra en los juzgados con Qualcomm hizo que pusiera la mirada en Intel. Pero los módems de Intel distan de ser tan buenos como los de Qualcomm, y eso llevó a Apple a enterrar el hacha de guerra y a aceptar un milmillonario acuerdo en el que probablemente haya salido perdiendo.

El principal problema al que se ha enfrentado la compañía es la conectividad 5G, que inicialmente iba a estar desarrollada por Intel pero esta empresa ha sido incapaz de realizar el desarrollo prometido a Apple. Tras lo cual, ambas compañías cerraron un acuerdo de 1000 millones de dólares para adquirir a Intel su división de módems 5G y todas las patentes relacionadas.

Este acuerdo ya se ha completado tras el escrutinio de los reguladores de competencia de los distintos países del mundo, y hace que Apple reciba 17 000 patentes sobre tecnologías inalámbricas, a la vez que 2200 empleados adicionales procedentes de Intel a su plantilla, más las instalaciones y equipamiento necesario para seguir sus operaciones e investigación en el sector de los módems.

Se espera que Apple use los módems 5G de Qualcomm en los iPhone de 2020, y que dentro de tres o cuatro años pase a usar los suyos propios. Este sector de los módems estaba relativamente inexplorado por Apple al ser altamente competitivo y uno en el que es difícil hacer algo sin tener una buena cantidad de patentes, pero este acuerdo ya está levantando preguntas sobre qué será capaz de presentar en el futuro cercano.

Vía: EnGadget.