La escasez de procesadores de Intel lleva año y medio dando mucho de lo que hablar, y tuvo como consecuencia la defunción de Brian Krzanich como director ejecutivo de la compañía. La compañía ha asegurado que ha mejorado enormemente la producción de procesadores a 14 nm mientras pavimenta la transición a los 10 nm, pero sigue siendo insuficiente a juzgar por las palabras de Dell.

Su director de operaciones, Jeffrey Clarke, ha asegurado que la compañía sigue teniendo un déficit de producción que les está afectando, y eso está repercutiendo en las ventas de computadoras de consumo y empresariales. Es más, ese déficit ha empeorado y es el motivo por el que Dell se ha visto afectada en sus ingresos.

A pesar de ello, los ingresos de la división de los PC empresariales aumentó un 5 % hasta los 11 400 millones dólares, mientras que la de los comerciales aumentó un 9 % hasta los 8300 M$ y los de consumo un 6 % hasta los 3100 M$.

El motivo de este crecimiento es la coyuntura positiva que hay en cuanto a la venta de ordenadores, y que en realidad es el principal problema por el que hay escasez de procesadores de Intel, y que a pesar de ello las mayores ventas de AMD no estén teniendo tanto impacto en las cuentas de Intel. La compañía va a tener que aumentar aún más ese 25 % de capacidad de producción que asegura haber aumentado en un año si quiere cubrir la demanda.

Vía: AnandTech.