Gigabyte ha ido sacando en los últimos años varios modelos de caja para tarjeta gráfica externa englobados en la línea Gaming Box, y la última resulta cuanto menos curiosa. Se trata de la AORUS RTX 2080 Ti Gaming Box, que es un modelo especial al incluir una RTX 2080 Ti Waterforce de la compañía con un sistema de refrigeración líquida.

El radiador dispone de dos ventiladores de 120 mm, y es una RTX 2080 Ti con las frecuencias de referencia. La caja en sí tiene un tamaño de 173 mm × 140 mm × 300 mm y pesa 3.78 kg incluyendo la tarjeta gráfica. La caja dispone de bandejas de filtro laterales para facilitar su limpieza. Se vende con una bolsa de transporte, un cable de alimentación y un cable Thunderbolt 3 de 50 cm para conectarlo al equipo que disponga de este tipo de conectividad.

La caja dispone de tres conectores DisplayPort 1.4, un HDMI 2.0b y un USB tipo C adicional para vídeo. La fuente incluida es de 450 W, y cuenta con dos conectores de alimentación PCIe de 6+2 pines. Puede proporcionar hasta 100 W al equipo conectado a la caja, y la conexión Thunderbolt 3 también permite el uso del concentrador de tres USB 3.0 —uno de ellos en el frontal— y un RJ-45 que tiene la caja en su parte posterior.

La mayor pega que le veo es que la conexión PCIe 3.0 ×4 que usa Thunderbolt 3 va a limitar el rendimiento de esta RTX 2080 Ti en juegos, por lo que su utilidad no va a ser mayor que una RTX 2080 Super o quizás incluso que una RTX 2070 Super. Cuando haya cajas externas con ¿Thunderbolt 4? que usen una conexión PCIe 4.0 ×4 los problemas de limitación desaparecerán.