Xiaomi ha presentado un nuevo gama baja siguiendo la tradición Redmi, aunque la gama baja de hoy en día está francamente bien. El Redmi 8A ha sido anunciado en la India y dispone de un diseño típico con pantalla con muesca, con cierto margen en el marco inferior, y carcasa de plástico con marco de aluminio, y cuenta con una capa de repelente de agua P2i.

La pantalla es de 16.8 cm (6.22 pulgadas) con una resolución de 720 × 1520 píxeles y está protegida por Gorilla Glass 5. El procesador elegido para este modelo es el Snapdragon 439 que es de ocho núcleos Cortex-A53 divididos en dos clústeres de cuatro y configurados a 1.95 GHz y 1.45 GHz. La unidad gráfica es una mera Adreno 505. Se venderá con 2 GB o 3 GB de RAM así como 32 GB.

La batería de este modelo es de 5000 mAh que junto a la resolución de pantalla y Android 9 le debería de proporcionar a priori una autonomía elevada. Incluye un puerto USB 2.0 tipo C para la recarga y datos, permitiendo el uso de cargadores de hasta 18 W. El móvil se proporciona con un cargador de 10 W.

Dispone de wifi 802.11 b/g/n y Bluetooth 4.2. Tiene doble ranura SIM dedicadas para dos conexiones LTE, lector de tarjetas micro-SD dedicado para tarjetas de hasta 512 GB, pero no tiene lector de huellas dactilares —en algo debía recortar la compañía—. La cámara trasera es de 12 Mpx con sensor IMX363 de Sony, con apertura ƒ/1.9. La frontal es de 8 Mpx. Ambas graban vídeo a FHD y 30 f/s.

Se venderá en colores azul, negro y rojo, por un precio de 6499 rupias por el modelo de 2+32 GB unos 82.6 euros al cambio directo sin impuestos—, o de 699 yuanes por el modelo de 3+32 GB —unos 89 euros—. Se pone a la venta el 30 de septiembre.