Xiaomi ha presentado formalmente su teléfono con cámara de 108 megapíxeles y se llama Mi Mix Alpha. Tiene también la característica de que hay una única pantalla que abarca ambas caras del teléfono, ocupando el 90 % del total de la superficie del mismo, más en el frontal que en la trasera, lo que le da un aspecto único. La viene a llamar pantalla envolvente.

No soy partidiario de este tipo de pantallas porque se va a rayar más fácilmente —no se debería dejar en ciertas superficies—, y además no hay posibilidad de ponerle un protector. Teniendo en cuenta que se trata de un móvil caro, me parece contraproducente. Pero se trata de un móvil con el que Xiaomi quiere demostrar de lo que es capaz más que un modelo que se vaya a vender.

Su tamaño es típico hoy en día, con 154.38 mm × 72.3 mm × 10.4 mm, pero el peso se va a los 242 g. La pantalla es de tipo OLED con un tamaño de 20.1 cm (7.92 pulgadas) y resolución de 2250 × 2088 píxeles. Dispone de un procesador Snapdragon 855 Plus con 12 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento. Su batería es de 4050 mAh con carga rápida de 40 W a través de un USB tipo C, y dispone de wifi 2×2 802.11ac MU-MIMO y Bluetooth 5.0, y cuenta con conectividad 5G.

La cámara es otro detalle que destaca, ahora que Xiaomi tiene móviles entre los mejores en el terreno fotográfico. La cámara se sitúa en la parte trasera, con tres subcámaras. La principal es de 108 Mpx con el sensor HMX de Samsung de apertura ƒ/1.69, con tecnología Tetracell que combina cuatro píxeles en uno solo para fotos de hasta 27 Mpx; el secundario es de 12 Mpx con apertura ƒ/2.0 que es un sensor S5K2L7 de Samsung; y el terciario es uno de 20 Mpx con apertura ƒ/2.2 con sensor IMX350 de Sony con gran angular de 117º.

Su precio es de 19 999 yuanes, o unos 2550 euros al cambio directo sin impuestos.