ASUS ha aceptado el reto de Nvidia para crear estaciones de trabajo móviles de alto rendimiento con las Quadro RTX presentadas en la IFA 2019, y de ello ha salido el ProArt StudioBook Pro X. Es un equipo con un tamaño de 382 mm × 265 mm × 28.2 mm con un diseño resistente, habiendo pasado varias de las pruebas MIL-STD 810G.

Incluye una pantalla de 43.2 cm (17 pulgadas) con resolución de 1920 × 1200 píxeles, validada por PANTONE para una calidad superior de color, aunque el panel es de 8 bits y cubre el 97 % de la escala de color DCI-P3, y una ΔE < 1.5. En lugar de un panel táctil incluye la ScreenPad de la compañía, que es una pantalla de 5.5 pulgadas FHD para mostrar más información en lugar de ser solo un ratón para el portátil.

El procesador elegido por la compañía es un Xeon E-2276M de seis núcleos a 2.8 GHz y turbo de 4.7 GHz, aunque se puede comprar con un Core i7-9750H de similares características aunque funciona a 200 MHz menos. Según el procesador, usará memoria normal o con código de corrección de errores, pudiéndose instalar hasta 128 GB de DDR4 a 2667 MHz. En cuanto al almacenamiento, hay posibilidad de instalar una unidad de 2.5 pulgadas y dos M.2, para hasta 6 TB preinstalados, compatibles con RAID 0 y RAID 1.

En cuanto a la conectividad, hay dos Thunderbolt 3, tres USB 3.1, un HDMI 2.0, un RJ-45, uno de audio de 3.5 mm, y un lector de tarjetas SD. Tiene wifi 802.11ax y Bluetooth 5.0, y un lector de huellas dactilares en la parte derecha del teclado. El sonido estéreo está desarrollado por Harman Kardon. Tiene cámara web.