MSI tiene una creciente línea de productos para profesionales —o gente que no quiere la estética jugona en sus productos— denominada Prestige, y en ella se está incluyendo monitores como el Prestige PS341WU. Es un monitor panorámico plano con panel de 34 pulgadas y resolución de 5120 × 2160 píxeles, de 60 Hz con un tiempo de respuesta de 8 ms.

Lo especial que tiene es que el panel es nano-IPS, o dicho de otra forma es un IPS con una capa de retroiluminación W-LED con nanopartículas para absorber ciertas longitudes de onda y mejorar la reproducción de colores. El resultado es que este panel cubre el 98 % de la escala de color DCI-P3 y el 100 % de la sRGB, y tiene un acabado mate antirreflectante.

El brillo máximo es de 450 nits en uso normal y de 600 nits cuando reproduce imágenes de alto rango dinámico (HDR), y dispone para ello de un certificado DisplayHDR 600. MSI no indica que tenga zonas de iluminación diferenciadas, pero teniendo en cuenta el certificado tendrá al menos varias zonas de atenuación local, pero no sorprenderá en este terreno.

Por su tamaño, tiene distintos modos para combinar dos entradas de vídeo procedentes de equipos distintos, lo que permite mostrar dos a 2560 × 2160 píxeles. Cuenta para ello con un DisplayPort 1.4, dos HDMI 2.0 y un USB tipo C compatible con vídeo DisplayPort 1.4, pero solo los DisplayPort podrán mover el panel a su resolución 5K2K, ya que los HDMI solo pueden moverlo a 4K. También incluye un concentrador de tres puertos USB 3.0.

Por último, el pie se puede retirar para ponerle un soporte VESA de 100 × 100 mm, aunque permite el ajuste en altura del panel hasta +100 mm, su inclinación entre los –5º y +20º, y el giro entre los –30º y +30º.

Su precio es de 1299 dólares y se pone a la venta en septiembre.