Samsung está apostando fuerte por los monitores para juegos proporcionando bastante variedad tanto en características como en precios. El 27CRG5 resulta interesante por usar un panel VA curvo con índica de curvatura 1500 R, lo que asegura una buena calidad de imagen, pero también tiene 240 Hz de refresco con una resolución de 1920 × 1080 píxeles, aderezado con un módulo G-SYNC.

También tiene 4 ms de tiempo de respuesta, cubre el 72 % de la escala de color NTSC y por tanto en torno al 99 % de la sRGB, un brillo máximo de 300 nits y contaste estático 3000:1. Incluye distintas características como estabilizador de negros, reducción de luz azul, antiparpadeos o ahorro de consumo, entre otros.

El pie solo permite el ajuste de la inclinación del panel entre los –2º y 20º, pero se puede quitar para ponerle un soporte VESA de 75 × 75 mm. Incluye dos conectores HDMI 2.0, un DisplayPort 1.2 y uno de audio de 3.5 mm —el USB 3.0 que se ve en alguna imagen tiene pinta de ser uno de gestión del monitor como ocurre en tantos otros modelos—.

El precio de este monitor es de 400 dólares.