Logitech es una veterana en el sector de los periféricos, y no se quiere quedar atrás en lo que respecta a cubrir las necesidades de los jugones. Por eso el modelo G915 es el más avanzado que cuenta ahora mismo en su catálogo, aunque no es el habitual teclado mecánico ya que cambia totalmente los interruptores que incluye.

Estos son los interruptores mecánicos GL, que son de perfil bajo con una distancia de actuación de 1.5 mm, fuerza de actuación de 45 gF, y un recorrido total de 3 mm. Además, se puede comprar el teclado con tres versiones de estos: táctiles, lineales y sonoros.

Se puede ver en el vídeo y las fotografías de más abajo que estos interruptores hacen que sea un teclado más bajo, y sin las patillas desplegadas tiene 22 mm de altura. Esa altura mínima hace que sea más cómodo teclear en él, por lo que los que no solo jueguen con el ordenador lo agradecerán.

Por lo demás, es un teclado extendido, con un tamaño de 475 mm × 150 mm y pesa en torno a 1 kg. Para los controles multimedia opta por una rueda para el volumen a lo Corsair, botones para cambiar de pista, reproducir/pause y silenciar, cinco botones para macro en la parte izquierda, y otros botones variados por encima de las teclas de función. En un lateral cuenta con un conector puente USB 2.0, para conectar por ejemplo un ratón USB o unos auriculares.

No puede faltar la iluminación RGB, totalmente configurable a través del programa de configuración que proporciona Logitech para sus periféricos. Por último, dispone de conectividad Bluetooth así como la inalámbrica propietaria de Logitech denominada Lightspeed para el cual se incluye un adaptador USB, y se puede conectar igualmente por cable. Tiene una autonomía estimada en 30 horas con el brillo de la retroiluminación al cien por cien con Bluetooth, o hasta 135 días sin iluminación y haciendo uso de Lightspeed.

Su precio es de 249.99 dólares. También ha presentado la versión G815, que es exactamente igual pero no cuenta con la conectividad inalámbrico, dejando su precio en los 199.99 dólares.