Aunque la situación de HTC es actualmente bastante peliaguda, con varios trimestres seguidos de pérdidas y sin visos de salir del pozo, la compañía ha anunciado un nuevo móvil de gama media como es el Wildfire X. Su aspecto externo no aporta nada nuevo, con bordes redondeados hecho en aluminio, pero aporta una pantalla con muesca tipo gota de agua lo que le da una relación pantalla-frontal del 88.8 % y un buen aspecto en general.

El procesador elegido por la compañía es un Helio P22 de ocho núcleos Cortex-A53 a 2.0 GHz con una unidad gráfica PowerVR GE8320 a 650 MHz, que no es lo más actual pero se portará bien para dar fluidez al dispositivo. Tiene 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, con una versión de 4+128 GB, y tiene lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB.

La pantalla es de 15.8 cm (6.22 pulgadas) con una resolución de 1520 × 720 píxeles. La batería es de 3300 mAh con una mera carga estándar de 10 W a través de un puerto micro-USB. Incluye wifi 802.11ac y Bluetooth 4.1, y llega con Android 9.0 preinstalado.

La cámara trasera se compone de tres sensores: 12 Mpx RGB, 8 Mpx con zum óptico de dos aumentos, y otro de 5 Mpx para efectos de profundidad. La cámara delantera es de 8 Mpx.

El precio del modelo de 3+32 GB es de 10 999 rupias o unos 138 euros al cambio directo sin impuestos, y el de 4+128 GB es de 13 999 rupias o unos 175 euros.