La próxima generación de monitores y televisores requieren de un nuevo estándar de vídeo ya que los fabricantes quieren pasar a resoluciones de 8K y superiores. Pero teniendo en cuenta que no hay prácticamente contenido para dicha resolución, no es algo que deba preocupar especialmente. Aun así, VESA ha publicado finalmente el estándar DisplayPort 2.0 que pone las bases para los monitores del futuro cercano.

Este estándar ofrece el triple de ancho de banda que DisplayPort 1.4, o unos 80 Gb/s de transferencia, lo que permitirá algunas mejoras en las actuales resoluciones y tecnologías asociadas. Por ejemplo, donde DisplayPort 1.4 solo ofrece ancho de banda para 8K y 60 Hz si se hace uso de la compresión de flujo de datos de pantalla (DSC) sin pérdidas, DisplayPort 2.0 permite 8K y 60 Hz con imágenes de alto rango dinámico (HDR) sin tener que usar compresión alguna. Se podría llegar hasta una resolución de 16K con compresión, o monitores 10K con color de 24 bits sin compresión.

Otra resolución que permite, por ejemplo, sin submuestreo de crominancia que puede perjudicar notablemente la calidad visual es la 4K a 144 Hz con HDR. Ahora mismo se ofrece esa resolución en monitores avanzados para juegos, como los que tienen G-SYNC HDR —son solo dos— pero para jugar a esa resolución con HDR se reduce el submuestreo de crominancia para meter la señal en los 32.4 Gb/s de ancho de banda de DisplayPort 1.4.

El ancho de banda indicado es el total del enlace, al que luego hay que reducirle las cabeceras y otra información, por lo que la carga útil es inferior. En este caso, DisplayPort 2.0 aporta 77.4 Gb/s de carga útil, que es el 97 % del total del enlace, mientras que DisplayPort 1.4 ofrece un 80 % o solo 25.92 Gb/s. Se consigue a través del estándar de transmisión UHBR20, que además ofrece tres velocidades por canal de comunicación, de los que dispone de cuatro una conexión normal al usar Thunderbolt 3 como referente para el nivel físico, y por tanto USB tipo C. Esas velocidades serán 10 Gb/s, 13.5 Gb/s y 20 Gb/s.

tb3-03_575px.png

Esas velocidades servirán para utilizar, por ejemplo, cables USB tipo C que están limitado a 10 Gb/s por canal y por tanto a 40 Gb/s, que es lo habitual en una conexión Thunderbolt 3, y suficiente para una conexión 8K con un ancho de banda efectivo de 38.69 Gb/s. Pero para las velocidades mayores de momento VESA no tiene estudiado ningún cable específico para estas conexiones, ya que Thunderbolt 3 tiene un máximo de 80 Gb/s por enlace al ser una conexión dúplex completa (bidireccional) o 40 Gb/s por sentido, y DisplayPort 2.0 está fijado para que sea un enlace símplex (unidireccional) de 80 Gb/s.

Lo que es obligatorio en esta ocasión es el DSC, compresión sin pérdida de señal de vídeo que permitirá mejorar el ancho de banda efectivo en aquellos equipos que puedan descomprimir este tipo de señal. Tiene ventajas en el terreno de la reducción de consumo de energía de dispositivos —por ejemplo en teléfonos o tabletas—, y un nuevo modo de repetición de imagen que permite solo actualizar la parte de la pantalla en la que haya habido cambio de información, útil en portátil y móviles.

Este nuevo estándar estará disponible en dispositivos comerciales a finales de 2020.

Vía: AnandTech.