Huawei no deja de presentar nuevos móviles a pesar de su rifirrafe con los Estados Unidos de América cortesía de la guerra comercial chino-estadounidense, y en esta ocasión ha presentado los Nova 5 y una versión dopada en forma del Nova 5 Pro. El diseño es muy típico en ambos casos, con diseño en aluminio, cristal, bordes redondeados y degradado trasero.

Se está poniendo de moda eso de meter cuantos más sensores de cámara traseros mejor, y en esta ocasión se añaden cuatro a los Nova 5 y Nova 5 Pro. Esta disposición de cámara incluye una principal de 48 Mpx con el habitual sensor de Sony con apertura ƒ/1.8, una secundaria de 16 Mpx de gran angular, una terciaria de 2 Mpx como sensor de profundidad, y una cuarta de 2 Mpx para fotomacrografía.

El procesador del Nova 5 es un Kirin 810, que es un nuevo procesador que la compañía estrena para la ocasión. Está compuesto por dos núcleos Cortex-A76 a 2.27 GHz, seis Cortex-A55 a 1.88 GHz, y una unidad gráfica de tipo Mali-G52 MP6. El Nova 5 Pro incluye en su lugar un bastante más conocido Kirin 980. En ambos casos disponen de 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, si bien el Nova 5 Pro tiene una versión de 256 GB. Cuentan con lector de tarjetas micro-SD.

La pantalla de 16.2 cm (6.39 pulgadas) de diagonal tiene una resolución de 1080 × 2340 píxeles y es de tipo OLED, con un lector de huellas dactilares integrado en su parte inferior. La batería es de 3500 mAh con carga rápida de 40 W a través del puerto USB tipo C. Tiene wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0 y NFC.

El precio del Nova 5 es de 2799 yuanes y el del Nova 5 Pro es de 2999 yuanes, que se traducen al cambio directo sin impuesto en unos 359 euros y 385 euros respectivamente, estando disponibles en varios colores: verde, azul, negro, morado y naranja según el modelo.