AMD va a encontrar a los fabricantes de equipos de sobremesa mucho más receptivos a los procesadores Ryzen 3000 de sobremesa habida cuenta de que tienen un rendimiento que nada tiene que envidiar de los de Intel en juegos. Y en tareas generales, aportan comparativamente mucho más rendimiento. Por eso el nuevo ROG Strix GL10DH de ASUS va a llegar con hasta un Ryzen 7 3800X preinstalado.

Es un procesador de ocho núcleos físicos con multihilo, similar al Core i9-9900K pero de 100 dólares menos de PVPR, por lo que resulta mucho más interesante a los fabricantes de equipos porque, bueno, no va a haber escasez de ellos como la hay desde hace un año de los procesadores Intel. Muchos de estos fabricantes de equipos se han quejado ya que esa escasez ha hecho que no puedan producir tantos equipos como demanda el mercado. Entre ellos la misma ASUS, pero también otros como Apple o Microsoft.

Por debajo estará otros procesadores, desde el Ryzen 5 3600, y estarán acompañados por una GeForce RTX 2060 o una 2070. En esto de momento no parece que pretendan apoyar a AMD en el sector de las tarjetas gráficas. No se especifica la velocidad de la RAM con la que se acompañará al equipo, que es bastante fundamental para un buen rendimiento de los procesadores Ryzen. AMD habla de un punto ideal de rendimiento-precio ahora mismo de las memorias de 3600 MHz, pero si es de 2933 MHz me daría por satisfecho.

El equipo tiene un tamaño de 428 mm × 180 mm × 430 mm y pesa 8 kg. Se podrá configurar con hasta 512 GB de almacenamiento de estado sólido (SSD) de tipo PCIe, y tiene 1 TB de disco duro. Dispone de dos bahías de 2.5 pulgadas y dos de 3.5 pulgadas, además de dos ranuras M.2 en la propia placa base. En total, entre panel frontal y trasera, dispone de cuatro USB 3.0, dos USB 2.0, un Ethernet, cuatro de audio de 3.5 mm, y un HDMI, más las conexiones de vídeo de la tarjeta gráfica elegida. También dispone de Bluetooth 5.0 y wifi 802.11ac.