Xiaomi no tuvo un buen 2017, pero a lo largo de 2018 ha conseguido darle la vuelta a la tortilla y fue mejorando continuamente sus ventas con un aluvión de buenos dispositivos de bajo coste, pero también con otros caros. No ha decepcionado en general, y se ha beneficiado de su plan de expansión a países como España que empezó a finales de 2017. Sea como sea, los resultados del primer trimestre de 2019 han sido excelentes.

La compañía ingresó unos 5700 millones de euros, que suponen un aumento del 27 % respecto al mismo periodo de 2018, con unos beneficios de unos 273 millones de euros. Xiaomi maneja márgenes de beneficio mucho más estrechos debido al bajo precio de venta de sus móviles y a que además bajan de precio rápidamente en su ciclo de vida.

Con 27.9 millones de teléfonos vendidos en el mundo en el T1, la compañía es la cuarta por volumen de venta. El estancamiento de ventas en China ha afectado a la compañía como ha ocurrido con otras, pero ha aumentado las unidades vendidas en Europa en un 115 %. También ha tenido éxito en sus otros dispositivos inteligentes, como pulseras, bombillas o centros multimedia.

Vía: GSM Arena.