Microsoft está ultimando la distribución de la actualización de mayo 2019 de Windows 10, y espero que esta vez llegue con menos fallos en su distribución. Bien es cierto que por lo heterogéneo que es el mundo del PC siempre hay combinaciones que pueden fallar a la hora de instalar las actualizaciones o pueden provocar desbarajustes, y una de esta actualización la tiene contemplada Microsoft.

Para instalar esta actualización de Windows 10 mayo 2019 habrá que tener desconectado el almacenamiento USB y cualquier tarjeta SD. Windows evitará que se instale en estos casos, y lo permitirá una vez se desconecten.

El motivo detrás de ello es que han comprobado que esta actualización tiene tendencia a cambiar las letras del almacenamiento USB conectado, y puede ser un problema en ciertas situaciones. El problema es desde las versiones de Windows 10 números 1803 y 1809, no habiendo problemas con las versiones de hace un par de años, las 1703 y 1709.

Una de las novedades en cuanto al almacenamiento USB que trae esta versión es que se podrán desconectar inmediatamente cualquier unidad sin que haya potenciales problemas. Lo habitual era elegir la expulsión de la unidad antes de desenchufarla, pero eso ya no será necesario. Pero si se quiere no poder desconectar en calientes las unidades USB, se podrá elegir en las opciones para permitir que funcionen a su máximo rendimiento.