Hay muchas dudas sobre lo que presentará Apple este año en el terreno de los móviles, pero al menos se prevé que sean tres modelos distintos. El sector Android está muy maduro gracias a la dedicación de Google desde hace un lustro a mejorar los aspectos más controvertidos del sistema operativo como el desmesurado consumo que hacía inactivo, y en general los iPhone han perdido lustre.

Con unas malas ventas de los iPhone de 2018 —y por «malas» quiero decir por debajo de lo esperado, pero aun así cerca de 200 millones de unidades—, debería aportar algo distinto para reactivar el interés del consumidor. Si bien no se espera cambios de tamaño este año, para 2020 se espera que prepara tres iPhone distintos con tamaños de pantalla distintos y todas ellas OLED.

Esos tamaños serían de 5.42, 6.06 y 6.67 pulgadas, la primera de las cuales sería inferior al iPhone de 5.8 pulgadas de ahora y el último algo más grande que el iPhone Xs Max de 6.5 pulgadas. La compañía podría contar con Samsung Display o LG Display para producir estas pantallas, combinando la tecnología de Apple con la de estas empresas para producir las pantallas.

Si optara por Samsung podría usar la tecnología Y-Octa de pantalla que integra los sensores táctiles con la capa de encapsulación lo que las haría más finas. En cualquier caso, las nuevas tecnologías de LG y Samsung permitirían la reducción del coste de producir las pantallas.

Vía: 9to5Mac.