Corsair ha anunciado una nueva caja un poco distinta a lo habitual ya que la Crystal 680X se trata de un modelo para equipos de alto rendimiento. Dispone de un diseño de dos amplios compartimentos verticales, estando el destinado a la fuente de alimentación y almacenamiento a la derecha del principal siendo más estrecho.

Tiene un tamaño de 505 mm × 344 mm × 423 mm (al. × an. × pr.) y pesa 11.6 kg, y dispone de paneles de cristal templado en el lateral, frontal y parte superior en torno al compartimento principal. En ese lugar tiene espacio para placas base E-ATX, ATX, micro-ATX y mini-ITX.

Se pueden instalar tres ventiladores de 120 mm o dos de 140 mm en el frontal, dos de 120/140 mm en la parte superior, uno de 120/140 mm en la parte trasera, y dos de 120/140 mm en la parte inferior. Hay preinstalados cuatro ventiladores de 120 mm con iluminación ARGB (RGB direccionable). En el panel de conexiones hay dos USB 3.0, un USB 3.1 tipo C y uno de audio de 3.5 mm de cuatro polos.

Hay espacio para disipadores de hasta 180 mm, tarjetas gráficas de hasta 330 mm, y fuentes de alimentación de hasta 225 mm. También se pueden instalar cuatro unidades de 2.5 pulgadas y tres de 3.5 pulgadas, con sus propias bandejas. La tarjeta gráfica se puede colocar en vertical con un extensor ya que dispone de dos ranuras PCIe en esta orientación. El interior dispone de mucho espacio para refrigeración líquida personalizada.

La caja estará disponible en colores blanco y negro por 249.90 euros.