Gigabyte ha anunciado finalmente su modelo Radeon RX 590 Gaming 8G de la última tarjeta con chip gráfica Polaris que ha llegado al mercado, aunque la mayoría de los parroquianos de esta web estéis esperando a las de arquitectura Navi. La unidad gráfica (GPU) es una Polaris 30, fabricada con un proceso litográfico de 12 nm en vez de 14 nm, por lo que prácticamente toda la mejora de rendimiento procede de unas mayores frecuencias de funcionamiento respecto a la RX 580.

Este modelo de Gigabyte cuenta con un sistema de refrigeración de doble ventilador de 90 mm en su tamaño de 232 mm × 116 mm × 40 mm; los caloductos de cobre hacen contacto directo con la GPU. Alcanza un consumo de 225 W —casi el doble que la GTX 1660 Ti por un rendimiento sustancialmente inferior— y tiene un conector de alimentación PCI de 8 pines.

La frecuencia base es la misma, 1469 MHz, y el turbo está ligeramente subido a 1560 MHz respecto a los 1545 MHz del modelo de referencia. Tiene un conector DVI-D, un HDMI 2.0b, y tres DisplayPort 1.4. Como extra adicional, tiene un par de zonas de iluminación RGB en torno al logo del lateral, e incluye una placa trasera de metal como refuerzo.

Vía: Videocardz.