Aunque cada vez es más raro que las compañías aporten teléfonos especialmente pensados para las autofotos prefiriendo centrarse en la cámara trasera, ZTE ha anunciado el Blade V10 que está orientado a este tipo de usuario. La cámara trasera no está mal en este dispositivo, con un doble sensor de 16 Mpx y 5 Mpx para efectos de desenfoque, pero la cámara delantera es de 32 Mpx. Obviamente la empresa lo acompaña con opciones en la apli de cámara orientadas a los selfis, como modos de embellecimiento, y con su buena dosis de inteligencia artificial.

Más allá de esto, el diseño del teléfono es típico, con bordes de pantalla redondeados y una pantalla con muesca superior de tipo gota de agua, una minimalista que moleste menos que la del iPhone. Tiene un tamaño de 16 cm (6.3 pulgadas), haciendo un buen aprovechamiento del frontal en los 158 mm × 75.8 mm × 7.8 mm que mide, alcanzando un 90.3 % de ratio pantalla-frontal.

Del procesador solo han indicado que es de ocho núcleos funcionando a 2.1 GHz, con 3 o 4 GB de RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento. Dispone de lector de tarjetas micro-SD y doble ranura SIM, la segunda compartida con la micro-SD. Dispone de wifi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.2, batería de 3200 mAh, conector USB tipo C, y lector de huellas dactilares.

Estará disponible en marzo en países de Europa, Asia y América.