Gigabyte no ha tenido las buenas ventas esperadas durante 2018, y a lo largo del año todos sus unidades de negocio han ido perdiendo ventas y terreno. Aunque, eso sí, el sector del PC ha ido contrayéndose cada vez más a medida que avanzaba el año. En el caso de Gigabyte, ha pasado a vender la misma cantidad de tarjetas gráficas que en 2016, las 3.5 millones de unidades, frente a las 4.8 millones que se vendieron en 2017, si bien estuvieron impulsadas por la fiebre de la criptominería durante la mayor parte de 2017 y el primer trimestre de 2018.

Esa resaca de la criptominería está dejando tocados a todas las compañías del sector, empezando por AMD y Nvidia, hasta sus socios prioritarios como Sapphire o EVGA. En el caso de Gigabyte, se está hablando de que va a tener que recortar del 5 al 10 % de su plantilla en esta primera parte de 2019, y también reducirá los gastos de publicidad y en el departamento de ventas.

Gigabyte tampoco está teniendo suerte en el sector de las placas base, ya que sus ventas han bajado en los últimos años. De las 16 millones de unidades vendidas en 2016, bajaron a las 12.6 millones de placas base en 2017, y a las 11.45 millones en 2018. No ayudará a las compañías del sector que durante 2019 se prevé que las ventas de tarjetas gráficas se mantengan bajas, y por tanto esta decisión de Gigabyte también sería tomada por MSI y ASUS, o algo menos un control más férreo de los gastos, eliminando al máximo los superfluos.

Fuente: Digitimes. Vía: Guru3D.