MSI ha renovado uno de sus sobremesas más potentes con el Infinite X 9TH. Este modelo, inicialmente introducido en 2017, ahora cuenta con una potencia aún mayor. La compañía ha incluido en esta ocasión un procesador Core i9-9900K de dieciséis núcleos lógicos además de una GeForce RTX 2080 Ti Ventus, lo que le dota de una enorme potencia.

La caja de este equipo dispone de una ventana lateral, y está hecha en acero, con un tamaño de 488 × 210 × 450 mm (al. × an. × pr.) y pesa en torno a los 15 kg. MSI ha incluido en este equipo dos tapas laterales para acomodarse a los gustos del usuario, una opaca y otra de cristal. El interior está compartimentado, con la fuente de alimentación y dos unidades de 3.5 pulgadas en su propio compartimento, y la tarjeta gráfica va en posición vertical encima de esa cobertura de la fuente de alimentación. El frontal del equipo incluye iluminación RGB, y el interior tiene iluminación roja.

La placa base tiene un chipset Z370, con cuatro bancos de memoria para hasta 64 GB de DDR4, con 16 GB de DDR4-2667 preinstalados y el almacenamiento base son 128 a 512 GB de SSD tipo SATA3, más un disco duro de 2 TB. Dispone de dos bahías de 3.5 pulgadas en su interior, más uno de 2.5 pulgadas y la placa base tiene dos ranuras M.2.

El ventilador del disipador de la CPU también tiene iluminación, así como el ventilador trasero preinstalado. La caja incluye una fuente de alimentación de 850 W con certificado 80 PLUS Platinum. La fuente, el procesador y la tarjeta gráfica se sitúan en compartimentos distintos. Dispone de conectividad wifi 802.11 ac, Bluetooth 4.2, cinco conectores USB 3.0, un USB 3.0 tipo C, dos USB 2.0, un PS/2, más un HDMI frontal y las conexiones de vídeo de la gráfica elegida —generalmente un HDMI, tres DisplayPort y un DVI-D—.