AMD ha conseguido dar la vuelta a sus cuentas trimestrales en el último año gracias al buen hacer que ha tenido con la segunda generación de procesadores Ryzen. La primera tuvo un impacto inferior en ellas debido a las reticencias de los usuarios y falta de conocimiento de marca pero si se juntan los Ryzen 2000 con el elevado precio de los procesadores de Intel la combinación no podría haber sido mejor. La compañía ha ingresado 1419 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2018, lo que supone un 5.6 % más con respecto al mismo trimestre de 2017.

El margen bruto ha subido también del 34 % al 38 %, si bien baja ligeramente del 40 % conseguido en el T3 de 2018. Los beneficios de la compañía han sido más estrechos, de 38 M$ frente a unas pérdidas de 19 M$ que tuvo en el T4 de 2017. La división de Computación y Gráficos ingresó 986 M$ con unos beneficios de 115 M$ gracias a las mayores ventas de procesadores Ryzen, mientras que la de Empresa, Embebidos y Semipersonalizados ingresó 433 M$ con unas pérdidas de 6 M$.

Est segunda división es la que fabrica las unidades de procesamiento acelerado (APU) de las consolas así como los chips semipersonalizados para Intel o Apple. En este apartado las ventas de los procesadores EPYC han permitido suplir las menores ventas de chips semipersonalizados. Por último, la compañía ha perdido en concepto de «Otros» en torno a los 81 M$ frente a los 22 M$ del mismo periodo de 2017.

Vía: Guru3D.