Varias empresas tecnológicas están sufriendo diversos reveses financieros debido a unos malos pronósticos de ventas. Una de ellas es Apple, que tuvo que revisar a la baja hace unas semanas sus estimaciones de ingresos para el cuarto trimestre de 2018. Finalmente Apple ha anunciado los resultados económicos definitivos del pasado trimestre, y han supuesto unos ingresos de 84 300 millones de dólares.

Son entre 5000 y 9000 menos de lo inicialmente esperado, ya que Apple habló de una horquilla de 89 000 a 93 000 millones de dólares. Apple suele quedarse siempre en la parte alta de la horquilla, cuando no la supera, por lo que el revés se puede ver sin problemas como de 9000 M$ menos ingresados en el T4 de 2018. Tim Cook echó la culpa a que hubo mucha más gente cambiando la batería de su iPhone aprovechando la oferta de cambios a 30 dólares, lo que restó entre 1 y 2 millones de ventas de iPhone adicionales, por parte de gente que por esos 30 dólares quería aumentar la vida útil de su iPhone uno o dos años más. No creo que Apple vuelva a cometer este error nuevamente en el futuro.

Los beneficios de la compañía se han situado en los 19 970 millones de dólares, lo que supone un ligero descenso respecto a los 20 100 M$ que tuvo de beneficios en el mismo trimestre de 2017 y los 88 300 M$ que ingresó la compañía. Puesto que Apple indicó que dejaría de dar los datos de unidades vendidas de sus dispositivos, no se sabe qué cantidad de iPhone, Mac e iPad ha vendido. El único dato que ha dado es de 1400 millones de dispositivos activos en el trimestre, lo que incluye también el Watch o TV 4K.