La prolífica Thermaltake ha añadido una nueva caja que tiene todo lo que aporta la tendencia actual de cajas. El diseño es con paneles de cristal frontal con curvatura en S y otro panel lateral de cristal templado, y los tres ventiladores frontales incluidos tienen iluminación RGB direccionable (ARGB, por led) para efectos avanzados. Se controla a través de un botón en el panel frontal o a través de una placa base compatible u otro sistema similar. Para ello incluye un concentrador de conexiones ARGB de 5 V.

Tiene un tamaño de 466 mm × 203 mm × 441 mm (al. × an. × pr.) y un peso de 6.52 kg, con un típico interior compartimentado, separando del resto de la caja la fuente de alimentación de hasta 170 mm de longitud y dos cajas para discos de 3.5 pulgadas. También se pueden instalar dos unidades de 2.5 pulgadas en el panel de sujeción de la placa base, el cual incluye los enganches para placas base en formato ATX, micro-ATX y mini-ITX.

En cuanto a la refrigeración, está adaptada para refrigeración líquida, y se puede instalar tres de 120 mm en el frontal, dos de 120 o 140 mm en la parte superior, uno de 120 mm en la parte trasera, dos de 120 mm en el lateral derecho —el de la placa base—, y dos de 120 mm en la inferior. La máxima altura del disipador del procesador es de 170 mm, y las tarjetas gráficas instaladas pueden tener hasta 366 mm de longitud. El panel frontal también incluye dos USB 3.0 y dos de audio de 3.5 mm.

Vía: Thermaltake.