SilverStone ha dado un paso más allá en las fuentes de alimentación de alta potencia al añadir a su serie Strider Platinum dos modelos que pueden ser muy interesantes para ciertos tipos de equipos. Generalmente la electrónica necesaria para crear fuentes de 1000 W o más suele precisar que tengan una longitud de al menos 180 mm, pero los nuevos modelos de 1000 W y 1200 W de esta serie tienen tan solo 140 mm de longitud, lo que deja más espacio en las cajas, y permite que se incluyan en ciertas semitorres o cubos más pequeños.

Estos dos nuevos modelos tienen por tanto un tamaño de 150 mm × 86 mm × 140 mm (an. × al. × pr.) y pesan en torno a los 2 kg. Disponen de un solo canal de 12 V, con un certificado 80 PLUS Platinum. Cuentan con protecciones frente a sobrecorriente (OCP), sobrecargas (OPP), sobretemperatura (OTP), sobretensión (OVP), cortocircuitos (SCP) y tensión insuficiente (UVP).

Son totalmente modulares, e incluye ambos los mismos cables y conectores, que proporcionan un ATX, dos EPS de 4+4 pines, ocho PCIe de 6+2 pines, ocho SATA, seis móles y dos de disquetera —que se usan hoy en día para lectores de tarjetas, ciertos paneles frontales, etc.. El ventilador incluido tiene un filtro retirable FF122 de SilverStone en ellas es silencioso, situándose su ruido en torno a los 18 dB hasta el 50 % de carga, y de ahí alcanza las 2200 RPM a carga completa.

El precio del modelo de 1000 W es de 209.99 dólares, mientras que el de 1200 W cuesta 239.99 dólares.

Vía: AnandTech.