La compañía francesa Wiko puede que no sea la más conocida en España, pero es otra de las competidoras del sector de la gama media y baja. Con su última renovación de teléfonos puede que consiga hacer más mella en el país ya que ha mejorado ciertos aspectos que necesitaban mejorar en modelos anteriores. Para la gama baja ha apostado por el View 2 Go del presente análisis.

Cuenta con un diseño interesante y unas prestaciones acorde a su precio de 139.90 euros, si bien el presente artículo analiza el modelo superior de 159.90 euros, que expande memoria y almacenamiento. Con esos apenas 20 euros de diferencia, este segundo modelo ya se mete en un sector bastante más reñido, si bien el precio se ajusta más al PVPR puesto que no lleva mucho tiempo en el mercado.

Diseño y características

wiko_panfleto.jpg

Wiko suele cuidar el aspecto de sus teléfonos, y eso significa que incluso los de gama media-baja tienen buen diseño. En este caso no se encontrará en el View 2 Go un modelo hecho íntegramente de aluminio, sobre todo por una necesidad de abaratar costes, pero sí que cuenta con un marco de aluminio con trasera de plástico que llega en varios colores. Esa trasera tiene un acabado en brillo bastante agradable de ver y tocar, si bien atrae bastante la suciedad. Pero en general, su diseño me parece bonito, aunque se diferencia poco de los otros muchos teléfonos del mercado. Nada malo.

El teléfono tiene un tamaño de 153.6 mm × 73.1 mm × 8.5 mm, que no lo convierte en pequeño, y menos en un modelo usable a una mano, pero son los tiempos que corren. No me agradan los teléfonos grandes, pero no niego la utilidad para los que se pasan el día fuera de casa y lejos de un PC que la enorme pantalla de 5.93 pulgadas (150.6 mm) tipo IPS resulta de gran utilidad. Es más espacio para navegar, ver correos, vídeos e incluso jugar. A pesar de este tamaño, tampoco es excesivamente grande, si bien el día que se empiecen a acordar de la gente que preferimos teléfonos compactos, sobre los 140 mm de alto como máximo, les tiraré mi dinero.

View 2 Go de Wiko
ProcesadorSnapdragon 430

8× Cortex-A53 a 1.4 GHz

Adreno 505

RAM3 GB LPDDR3
NAND

32 GB (eMMC 5.0)

Lector micro-SD de hasta 128 GB

Pantalla5.93'' (150.6 mm) IPS, 720 × 1512 píxeles (283 PPP)
Dimensiones153.6 mm × 73.1 mm × 8.5 mm
Peso160 gramos
Módem2G: 850, 900, 1800 y 1900 MHz

3G: 850, 900, 1900 y 2100 MHz

4G: bandas 1, 3, 7, 20

Tamaño SIM2× nano-SIM (espera dual), lector micro-SD dedicado
Cámara trasera12 Mpx, vídeo 1080p y 30 FPS
Cámara frontal5 Mpx, vídeo 1080p y 30 FPS
Batería4000 mAh
ConectividadBluetooth 4.2, wifi 802.11 b/g/n, micro-USB 2.0, audio 3.5 mm, GPS/GNSS
Sistema operativoAndroid 8.1
Precio159 euros (oct. 2018)

No me agradan los teléfonos con una pantalla con muesca, si bien en la mayoría de los que llegan ahora al mercado permiten, en los ajustes, poner en negro el fondo de los lados de la muesca para que parezca que se funde con el frontal del teléfono. Wiko no es distinto, y de hecho de la pantalla me gusta mucho el redondeado que se queda en las esquinas. No me gusta, en un teléfono, las pantalla que acaban muy angular ni demasiado redondeadas, y la del View 2 Go queda en un punto intermedio que queda muy atractiva.

img_3390.jpg

La pantalla tiene buena calidad de reproducción de colores, si bien se puede cambiar la temperatura del color en las opciones. La pantalla tiene una resolución de 720 × 1512 píxeles, que arroja 282 puntos por pulgadas (PPP) con lo que se ve nítida, si bien los más tiquismiquis pueden llegar a decir que pueden contar algún píxel que otro de la pantalla. El color tiende a variar rápidamente a medida que se mira en ángulo la pantalla, que no es un problema porque se va a usar la mayor parte del tiempo teniéndola en frente, y el brillo máximo se sitúa sobre los 450 nits. En exteriores podría ser deseable algo más de brillo, pero es un valor estándar en los teléfonos de gama media, y es suficientemente usable bajo la luz directa del sol.

1116190 bytes 363961 bytes 416755 bytes 291184 bytes 278520 bytes 168902 bytes 173148 bytes 276142 bytes 471614 bytes 490648 bytes 341246 bytes 373118 bytes 383259 bytes 449688 bytes 282638 bytes 246464 bytes 428061 bytes

Este modelo cuenta con un procesador Snapdragon 430 de ocho núcleos con 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, si bien el modelo base tiene 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento. Incluye un lector de tarjetas micro-SD de hasta 128 GB para los que necesiten más espacio interno, y siempre hay que acordarse de configurar las aplicaciones para que guarden su información en ella. También dispone de dos ranuras nano-SIM que no se comparten con el lector de micro-SD.

En la parte superior dispone de un conector de audio de 3.5 mm, y el micro-USB 2.0 de carga y datos está situado en la parte inferior, pero llevado al extremo derecho en lugar de la más habitual zona central. Resulta curioso, y quizás un problema para los que tengan una base de acople con micro-USB, pero no deja de ser una decisión de diseño. En cuanto a la conectividad inalámbrica, dispone de wifi 802.11ac tipo b/g/n —solo la banda de 2.4 GHz— y Bluetooth 4.2. En el lateral derecho dispone de los botones de inicio y volumen en la disposición habitual, y en el izquierdo el lector de las SIM y micro-SD, en una bandeja extraíble.

img_3391.jpg

El teléfono no dispone de lector de huellas dactilares, que puede ser una incomodidad para los que ya estén acostumbrados a usar uno. En ciertas situaciones pueden ser de mucha utilidad. La batería de 4000 mAh es uno de los mejores detalles del teléfono, y como se verá en el análisis, le dota de una excelente autonomía. Además, pese a esa capacidad el peso del móvil se queda en los 160 gramos, que no resulta excesivo para su uso diario, si bien roza el límite de lo razonable para los que quieran usarlo durante largo tiempo.

Por último, el apartado de las cámaras queda cubierto de manera sencilla. Una única cámara trasera con sensor de 12 Mpx y una frontal de 5 Mpx. En muchas ocasiones incluyen una cámara dual a estos teléfonos de gama media-baja, pero terminan siendo contraproducentes o inútiles a la hora de sacar fotografías. Generalmente son un sensor de 2 Mpx para efectos de desenfoque gestionados por un mal software, y por tanto es mejor centrarse en un sensor bueno pero sencillo para sacar fotos a la manera tradicional. Es el enfoque de Wiko para el View 2 Go para mantener el teléfono dentro de un presupuesto ajustado, y lo consigue, como se verá, de manera destacable.

Rendimiento

4-fluid.jpg

CPU

Wiko recurre a un Snapdragon 430 para este teléfono, que es de ocho núcleos Cortex-A53 a 1.4 GHz divididos en dos clústeres, y no deja de ser una evolución del Snapdragon 425 pero con el doble de núcleos. Este sistema en chip (SoC) está fabricado a 28 nm, lleva unos años en el mercado, y actualmente es bastante económico de integrar en dispositivos de gama media-baja como este. Tiene suficiente potencia para las tareas diarias de WhatsApp, navegación, reproducir música, etc., si bien no dispone de la mejor potencia mononúcleo para que se note fluido en absolutamente todas las situaciones. En esas tareas donde se usa un solo núcleo, por ejemplo la ejecución de JavaScript en el navegador, no va a ser tan rápida como en teléfonos con mejor procesador, pero lo lleva en el precio. Aun así, es un procesador más que competente.

Geekbench 4, monohilo
iPhone 7
Apple A10 Fusion a 2.3 GHz
3302
iPad Pro 9.7
Apple A9X a 2.26 GHz
2960
Redmi Note 4
Helio X20 a 2.1 GHz
1573
Wiko VIEW Prime
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
698
View 2 Go
Snapdragon 430
673
Redmi 4A
Snapdragon 425 a 1.4 GHz
664
Wiko Ufeel Prime
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
643
Moto G5
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
621
Geekbench 4, multihilo
iPhone 7
Apple A10 Fusion a 2.3 GHz
5336
iPad Pro 9.7
Apple A9X a 2.26 GHz
4718
Redmi Note 4
Helio X20 a 2.1 GHz
4294
VIEW Prime
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
2616
Moto G5
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
2574
View 2 Go
Snapdragon 430
2551
Nexus 5X
Snapdragon 808 a 1.4 GHz
2179
Wiko Ufeel Prime
Snapdragon 430 a 1.4 GHz
2068
Redmi 4A
Snapdragon 425 a 1.4 GHz
1771

GPU

La unidad gráfica integrada en el SoC es una Adreno 505 de la propia Qualcomm. Sirve perfectamente para mover la resolución de 720 × 1512 píxeles de la pantalla, y de hecho es una elección ideal para este procesador. Otros teléfonos recurren a un panel 1080p que claramente está por encima de lo que la Adreno 505 puede mover en aplicaciones 3D, si bien tampoco es que se necesite mucha potencia para mover Candy crush. Para lo que no sirve mucho, o no sería recomendable, es para juegos 3D intensos, porque o le faltará potencia o la calidad gráfica estará muy disminuida.

GFXBench T-Rex, OpenGL ES 2.0
View 2 Go
Adreno 505, 720 × 1512
26
VIEW Prime
Adreno 505, 1440x720
23
Idol 4
Adreno 510, 2560x1440
22,3
U Feel Prime
Adreno 505, 1920x1080
17
Redmi Note 4
Mali T880, 1920x1080
16
Moto G5
Adreno 505, 1920x1080
14
Redmi 4
Adreno 308, 1280x720
13
Moto G4 Play
Adreno 306, 1280x720
9,6
GFXBench Manhattan, OpenGL ES 3.0
VIEW Prime
Adreno 505, 1440x720
14
View 2 Go
Adreno 505, 720x1515
13
Idol 4s
Adreno 510, 2560x1440
9,3
Redmi Note 4
Mali T880, 1920x1080
8,3
U Feel Prime
Adreno 505, 1920x1080
7,5
Moto G5
Adreno 505, 1920x1080
7,3
Redmi 4
Adreno 308, 1280x720
5,9
Moto G4 Play
Adreno 306, 1280x720
4,1

Wifi, LTE, GPS

Este teléfono incluye wifi de tipo 802.11 b/g/n y es uno de los aspectos en los que Xiaomi suele recortar. Eso significa que, teniendo una sola ante de transmisión y recepción, la velocidad teórica máxima del teléfono será de 72 Mb/s estando el dispositivo al lado del enrutador wifi. A tres metros de distancia, la velocidad se sitúa sobre los 52 Mb/s —algo más de 6.5 MB/s—. Es suficiente para instalar aplicaciones, aunque mover archivos grandes como películas puede resultar algo lento.

iPerf 3, en Mbps
Redmi Note 4
1x1 802.11 ac 5 GHz
325
iPhone 6
1x1 802.11 ac 5 GHz
277
Honor 8
1x1 802.11 ac 5 GHz
238
Nexus 5
1x1 802.11 b/g/n 5 GHz
130
iPhone 6
1x1 802.11 b/g/n 5 GHz
129
Honor 8
1x1 802.11 b/g/n 5 GHz
124
View 2 Go
54
U Feel Prime
1x1 802.11 b/g/n 2.4 GHz
52
View Prime
1x1 802.11 b/g/n
48
Redmi 4
1x1 802.11 b/g/n
42
Redmi Note 4
1x1 802.11 b/g/n 2.4 GHz
35,4

El teléfono no tiene problemas de recepción de señal LTE o cobertura, y se escucha generalmente bien. Utiliza las bandas 1, 3, 7, 20, las tres últimas las más frecuentes en España, por lo que salvo que se vaya a pueblos o ciudades pequeñas debería haber cobertura siempre de LTE. No he notado problemas con el uso del sistema de GPS, con los habituales errores de unos metros generados por esta tecnología de posicionamiento.

Almacenamiento y sonido

En el apartado del almacenamiento, los 32 GB de almacenamiento eMMC tienen una velocidad buena. Alcanza en PCMark los 213/104 MB/s de lectura/escritura secuencial de información, mientras que en aleatorio alcanza los 9.59/3.26 MB/s. Son valores normales, quizás algo bajos, pero no se sale de lo que se puede encontrar en la gama media-baja. El rendimiento es suficientemente bueno como para que no haya falta de fluidez a la hora de utilizar las aplicaciones.

En cuanto al sonido, el altavoz está situado en la parte inferior trasera, y si estás buscando un teléfono con buena calidad de sonido en su altavoz, este no es tu teléfono. La música carece de fuerza en los graves, que quedan bastante apagados, y las voces quedan muy de lata. Se nota más en canciones como For whom the bells tolls de Metallica que en Chandellier de SIA, pero en un sonido carente de fuerza. No distorsiona independientemente del volumen al que se ponga, pero como la calidad no deja de ser aceptable, tampoco importa mucho que no haya distorsión.

El teléfono se vende junto a unos auriculares de botón que tienen una calidad normal, con micro y control de reproducción, que se escuchan bastante mejor que el altavoz. Son un modelo mejor de lo que se encuentra en otros teléfonos de precio similar, pero no deja de ser un modelo de auriculares básicos. Con unos auriculares mejores, como los Quiet Comfort 35 de Bose, el sonido que se consigue es bastante, bastante mejor, tanto por Bluetooth como por cable. En este caso, los que opten por el conector de 3.5 mm, salvo que sea audiófilos, deberían considerar el sonido como bueno.

Autonomía

La autonomía de este teléfono es francamente buena. Los 4000 mAh le dan margen para aguantar prácticamente en espera diez días, gracias en parte al Android 8 que usa, y en un uso moderado puede aguantar un par de días, o casi tres, sin tener que recargarse. Para los que llamen más por teléfono y no hagan tanto uso de WhatsApp y otras aplicaciones, puede ser un móvil bastante adecuado para tener autonomía de sobra para estar todo el día fuera de casa. Con la resolución de 720 × 1512 píxeles, tiene autonomía para bastante más de diez horas de uso de pantalla. El punto negativo es que recargar 4000 mAh por USB puede tardar una eternidad, y no incluye tampoco carga rápida. Son cerca de seis horas en recargar por un puerto USB 3.0 o el cargador proporcionado con el smartphone.

Cámaras

9-enhanced.jpg

La cámara trasera es de 12 megapíxeles, sin características diferenciadoras. Me parece bastante bien que Wiko se haya ajustado a una cámara trasera de solo un sensor mejorado en lugar de ir a por una de doble sensor que en la práctica no aportaría ninguna utilidad en estos niveles. La calidad de las imágenes es bastante buena, aunque en el momento de empezar a tomar fotos para este análisis no ha hecho más que llover sobre Madrid y estar encapotado, por lo que no hay fotos con buena luz natural. La foto del coche está tomada a contra luz, que si bien desaparecen totalmente las nubes del cielo, el objeto del objetivo, el coche, sale con buen balance de color y detalles, lo que demuestra que hace un buen trabajo. En general, todas las fotos que saca este teléfono, tanto con buena o mala luz, son totalmente aprovechables para un álbum.

636857 bytes 1921314 bytes 315115 bytes 558279 bytes

Las opciones de la aplicación de Cámara son bastante variadas, y permiten sacar un poco más de rendimiento al sensor, aunque tampoco se pueden hacer milagros. Hay modos de foto, vídeo, cámara rápida, panorámica, embellecimiento de autofotos, etc. Hay un modo profesional que permite modificar la saturación, exposición, ISO, balance de blancos y manejar el enfoque manualmente. Se pueden tomar las fotos a 4:3, 1:1 o 18:9 (2:1) de manera predeterminada, que son formatos que van del habitual al adaptado al tamaño de pantalla. Son suficientes opciones con las que trastear, por no mencionar los filtros, si bien el autofoco hace bastante buen trabajo y el modo a dejar por defecto.

897172 bytes 983399 bytes 574603 bytes 886322 bytes 627070 bytes 851510 bytes 934993 bytes 940525 bytes 934805 bytes 1018486 bytes 119709 bytes 141920 bytes 422203 bytes 394125 bytes 390905 bytes 402635 bytes

Software

0_img_3352.jpg

Como ya he dicho, y volveré a repetir en la conclusión, lo mejor de este teléfono es que Wiko ha dejado a un lado la inclusión de aplicaciones basura. La versión de Android 8.1 instalada pone casi al día al comprador del teléfono en el terreno del sistema operativo, aunque esta versión Android Oreo tenga más de un año. Pero las cosas en el territorio Android funcionan como funcionan, y por tanto la versión más reciente y accesible a cualquiera es la 8.1, con todas sus ventajas de consumo y rendimiento.

Wiko da la opción de instalar múltiples aplicaciones durante el proceso de puesta en marcha, pero se pueden saltar. Solo es inevitable instalar News Republic, si bien se puede desinstalar sin problema. Están presentes todas las aplicaciones de Google necesarias, como Play Store o Gmail, y tiene acceso a la aplicación Asistente de Google pero se tiene que instalar desde la tienda. El aspecto de la interfaz es básicamente el de por defecto de Android 8, con algunas mejoras o cambios, pero en general estoy bastante satisfecho con el trabajo que está haciendo Wiko en el terreno de la versión de Android preinstalada de sus teléfonos.

471149 bytes 359664 bytes 96992 bytes 94095 bytes 39497 bytes 58417 bytes 68932 bytes 65057 bytes 124700 bytes 141173 bytes

Conclusión

10-classy-style-desktop.jpg

Wiko ha cambiado algo fundamental en sus teléfonos en el último año como es el abandonar la inclusión de programas basura. Eso produce un efecto muy positivo en la puesta en marcha y rendimiento de sus teléfonos, y ciertamente se agradece porque, por otro lado, suelen tener un buen equilibrio entre diseño y prestaciones. Aun así, mantiene el registro opcional con Wiko para acceder a otra serie de servicios y prestaciones, y en la puesta en marcha del móvil habrá que zafarse del intento de que se instalen esas aplicaciones basura —lo cual es sencillo—.

La compañía se suele centrar en el aspecto y pantalla del dispositivo, lo más vistoso, y el View 2 Go no es distinto. La pantalla es bastante impresionante para lo que cuesta, con suficiente fluidez para el procesador que incluye, si bien dista bastante de ser el mejor del mercado, y hay en ciertas situaciones donde puede ralentizar un pelín al teléfono en ciertas tareas. Pero en los precios en que se mueve el Snapdragon 430 es más que suficientes para tener una buena experiencia de uso.

La combinación de batería de 4000 mAh, Android 8 y la pantalla me ha sorprendido gratamente en el apartado de la autonomía, que a la postre es lo que más suele preocupar a la mayoría de usuarios. Android 7 y, sobre todo, Android 8 añadieron multitud de optimizaciones para evitar que los procesos en segundo plano dejaran sin batería a los terminales, con métodos usados desde hace años por Apple en sus sistemas operativos como es la coalescencia de temporizadores (timer coalescing). Si bien no voy a entrar en más detalles en este aspecto, si se dejara el móvil inactivo durante días, el View 2 Go podría aguantar fácilmente en espera más de diez días.

Su autonomía con un uso moderado puede llegar sin problemas a los tres días de uso, pero si eres de los que está todo el día wasapeando no te durará más de un día. En juegos la cosa es diferente, y en los más exigentes no durará más de tres o cuatro horas, si bien no me parece que sea el teléfono para jugar —de hecho, no me parece que ningún teléfono sea adecuado para jugar—. Por tanto, el punto más brillante de este smartphone es la batería.

Por lo demás, Wiko siempre hace malabares para ajustar el precio. Algunos echarán de menos una wifi más rápida, y otros que no incluya un lector de huellas dactilares, o quizás una cámara mejor —si bien es bastante buena para su precio—. Pero eso llevaría a un modelo más caro, y este está orientado a un consumidor que no quiere invertir más de 150 euros, que son una mayoría, y para ellos el View 2 Go de Wiko es una opción muy recomendable.

Puntuación

8.0

sobre 10
Pantalla
7.5
Rendimiento
7
Diseño
7.5
Batería
9.5
Cámaras
7