ASRock se ha adelantado a Intel y al resto de fabricantes al presentar oficialmente su serie de placas base que utilizan el todavía no anunciado chipset Z390, aunque de él se sabe prácticamente todo. Es una pequeña evolución del Z370 al que se le ha añadido compatibilidad con conexiones wifi 802.11ac MU-MIMO y Bluetooth 5.0 directamente en él, facilitando la labor de integración de los fabricantes de placas base.

Las placas base anunciada por la compañía son ocho, divididas en seis de la serie Phantom y dos de la Taichi. La mayoría de las Phantom incluyen un conector Ethernet de tipo Dragon RTL8125AG de Realtek, que permite velocidades de 2.5 Gb/s frente al 1 Gb/s de la mayoría de conexiones Ethernet actuales. Una de las Taichi incluye en su lugar una conexión 10 Gigabit Ethernet con un controlador de Aquantia.

Todas tienen factor de forma ATX, y una buena cantidad de conectores USB 3.1, USB 3.0, USB tipo C e incluso una de las Taichi tiene un Thunderbolt 3 compatible con datos y vídeo. La mayoría también permite al menos disposiciones de tarjetas gráficas en CrossFire y SLI, y en general ASRock, como es habitual, reduce las características llamativas como iluminación RGB al mínimo para centrarse en la calidad y cantidad de las características que integra. Incluso tiene una placa Z390 en factor de forma mini-ITX que tiene una pinta estupenda.