Qualcomm ha renovado la serie 600 de procesadores con un Snapdragon 670 que mejora las características del Snapdragon 660, aunque de manera incremental. Esta línea de procesadores está orientado a modelos de gama media, o media-alta, que no sean excesivamente caros y que justificaran la inclusión de procesadores más potentes como el Snapdragon 710. El Mi Note 3 o el Nokia 7 Plus son dos de los teléfonos incluyen ese SD660.

La configuración de núcleos es distinta en este nuevo sistema en chip (SoC). Dispone de un clúster de dos núcleos Kryo 360 a 2 GHz, en vez de cuatro Kryo 260 a 2.2 GHz, basados en la arquitectura del Cortex-A75. El otro clúster es de seis núcleos Kryo 360 a 1.7 GHz, basados en la arquitectura del Cortex-A55. La unidad gráfica integrada también varía, siendo una Adreno 615 en vez de una Adreno 512, y mueve pantallas de hasta 1080 × 2160 píxeles.

1.png

El chip dispone de un renovado Snapdragon X12 como módem LTE con comunicación categoría 15 de descarga y 13 de subida, lo que permite una velocidad de hasta 600 Mb/s y 150 Mb/s respectivamente. También incluye el Hexagon 685, que es la parte de inteligencia artificial que tiene el SoC para la ejecución de redes neuronales. Es la parte del chip que realizará, si el desarrollador lo usa en sus aplicaciones, el reconocimiento de voz, reconocimiento de objetos en imágenes, mejorar los efectos de desenfoque, entre otros usos.

Para la gestión de la cámara dispone de un Spectra 250, que puede gestionar un sensor de 25 Mpx o dos de 16 Mpx para disposiciones de cámara dual, grabando vídeo a 4K y 30 FPS. Reduce el consumo hasta un 30 % respecto al Snapdragon 660. La comunicación wifi puede ser de hasta 802.11ac, cuenta con Bluetooth 5.0, y sigue siendo compatible con la versión 4.0 de la carga rápida de Qualcomm.

Este SoC está producido con un proceso litográfico de 10 nm y, según la compañía, «proporciona un 15 % más de rendimiento que su predecesor», pero con una autonomía mucho mejor. Llegará en dispositivos que se presenten en los próximos meses.