El virus WannaCry vuelve a los titulares, y por un motivo que afectará a las empresas tecnológicas de primera línea que en los próximos meses presentarán nuevos productos. Por ejemplo, Apple y sus nuevos iPhone. La empresa TSMC, que alquila sus instalaciones para fabricar los chips de una miríada de compañías, ha confirmado que muchas de sus fábricas han tenido que echar el cierre al verse afectadas por WannaCry.

Es un tipo de programa malicioso que encripta la información de los PC afectados y pide una recompensa para descifrarlos, conocido como ransomware o programa secuestrador. Los equipos en la red de producción de una compañía están aislados como norma general de internet para evitar este tipo de situaciones, ya que además en muchas utilizan ordenadores que tienen versiones obsoletas de sistemas operativos. En este caso, aparentemente usan Windows 7, sin protecciones para WannaCry.

TSMC espera retomar la actividad el 13 de agosto, una vez que haya desinfectado todos los equipos afectados, pero no le salvará de sufrir un impacto económico por estos días que no estarán en servicio sus fundiciones. La compañía dejará de ingresar unos 179 millones de dólares en este tercer trimestre o en torno a un 3 %, al afectar la producción de obleas de 300 mm usadas para producir casi todos los chips más importantes. No se sabe si ha afectado a la producción de obleas con la litografía de 7 nm, aunque se cree que no tendrá un gran impacto en los productos de las compañías o la presentación y puesta a la venta de nuevos.

Vía: 9to5Mac.