Lenovo es de las compañías que más apuestan por las estaciones de trabajo portátiles, y el ThinkPad P52 es el último en demostrar lo que puede ofrecer a los profesionales. Aunque no es el equipo más delgado del mercado y no cuenta con una pantalla con pocos marcos, a cambio se puede configurar con hasta un procesador Xeon de 8.ª generación, algo más potente que el Core i7-8750H con el que también se puede configurar, pero además son compatibles con memoria con corrección de errores (ECC).

De hecho, se puede configurar con hasta 128 GB de memoria DDR4 de 2667 MHz para los usos en cargas de trabajo de computación más intensos, y otras aplicaciones en las que tener gran cantidad de memoria resulta útil. También puede incluir hasta 6 TB de almacenamiento SSD. La opción de tarjeta gráfica es una Quadro P3200, con las ventajas en diseño gráfico de la serie Quadro, que usa un chip de arquitectura similar al de la GTX 1060, con 6 GB de GDDR5 a 7 GHz, y 1792 núcleos CUDA a 1.23 GHz.

La pantalla se puede configurar con un panel de 15.6 pulgadas de 300 nits con resolución 1920 × 1080 píxeles o con uno 4K UHD de 400 nits con gran calidad de color, cubriendo el 100 % de la gama Adobe RGB. En cuanto a los puertos, incluye dos Thunderbolt 3, tres USB 3.0, un HDMI 2.0, mini-DisplayPort, RJ-45, lector de tarjetas SD, Bluetooth 5.0 y wifi 802.11 ac. También dispone de cámara de infrarrojos frontal para desbloqueo mediante Windows Hello y un lector de huellas dactilares, así como el módulo de plataforma confiable (TPM 2.0).

74129 bytes 147079 bytes 152288 bytes 142446 bytes 186050 bytes

Vía: Hot Hardware.