Con el auge de los conectores USB tipo C en portátiles y teléfonos, los monitores con este tipo de conector son buenos compañeros para simplificar los cables del escritorio. MMD, la compañía que fabrica los monitores bajo el sello Philips, tiene para este tipo de usuarios el monitor 272B7QUPBEB, que incluye un panel IPS de 27 pulgadas con resolución QHD de 2560 × 1440 píxeles que les puede resultar de bastante interés.

Cuenta con un refresco de 60 Hz, tiempo de respuesta de 5 ms, brillo de 350 nits y contraste 1000:1, con una gran calidad de color, cubriendo el 114 % del espacio de color NTSC, y un 132 % del sRGB. Tiene un diseño con pocos marcos, y en la parte inferior incluye dos altavoces estéreo de 2 W.

En cuenta a los conectores, tiene un HDMI 1.4 y un DisplayPort 1.2, además de un USB tipo C compatible con vídeo DisplayPort 1.2, con datos USB 3.0 —lo que habilita el uso de los tres USB 3.0 incluidos—, y puede entregar hasta 60 W a un dispositivo conectado, útil para usar los ultraportátiles sin tener que conectarles su fuente de alimentación.

El monitor se pone a la venta en julio por 449 euros.