Andy Rubin, cocreador de Android, abandonó Google para buscar nuevas oportunidades, y terminó creando Essential, una nueva compañía de teléfonos inteligentes. Sin embargo, ha tenido extraordinariamente difícil convencer al público de que su primer teléfono era bueno, y tras una serie de problemas iniciales de producción, lo puso a la venta unos meses después de lo inicialmente esperado. Pero las ventas no han sido buenas en ningún momento, por lo que Rubin ha tomado la decisión de cerrar la compañía.

La compañía consiguió inversiones por valor de 300 millones de dólares de otras compañías como Amazon o Tencent Holdings, dedicando 100 M$ al desarrollo de su primer teléfono. Con la propuesta de venta que hay sobre la mesa, se está valorando la venta al completo de la misma, lo que incluye las patentes, el inventario de teléfonos, ingenieros, dispositivos inteligentes, y otros productos. Sin embargo, Essential habría cancelado el desarrollo de su segundo teléfono a la espera de un comprador.

En cuanto a esto último, Andy Rubin ha indicado en Twitter que «siempre tenemos varios productos en desarrollo en un momento dado, cancelando algunos en favor de otros que creemos que son mejores. Estamos poniendo todo nuestro esfuerzo en nuestros productos más punteros, lo que incluye también productos para el hogar y accesorios».

Vía: Bloomberg.