Canonical ha estado dando algunos tumbos en los últimos años. Inicialmente con su apuesta por un sistema operativo convergente —el mismo para todo tipo de dispositivos—, y luego con el uso de la interfaz propia Unity que llevó el año pasado a retomar GNOME en su lugar por las pegas de los usuarios y los problemas de desarrollo y mantenimiento. Ahora llega Ubuntu 18.04 LTS, la última versión con asistencia a largo plazo y por tanto estable para proyectos de larga duración.

Esta versión se puede ya descargar desde la web de Ubuntu, y cuenta con diversas novedades de interfaz y nuevas características interesantes. Empezando por la instalación, que ahora hay una instalación minimalista en la que se puede elegir qué aplicaciones preinstalar. Se ha añadido un sistema de actualizaciones en caliente llamado Livepacth, que permite instalar actualizaciones de seguridad al sistema operativo sin tener que reiniciar el equipo, aunque para ello se necesita tener una cuenta de Ubuntu One.

También han mejorado la adquisición de información del equipo para la asistencia técnica proporciona por Canonical mediante un informe de hardware de fácil acceso. Se han añadido nuevas aplicaciones de las que se ofrecen a instalar inicialmente, como Spotify, Skype o Slack. Hay otra serie de pequeños cambios y modificaciones que hacen a Ubuntu un sistema operativo más idóneo para todo tipo de usuarios, aunque la mayoría de ellos se han realizado en la parte del servidor de ventanas y otras áreas que no las apreciarán los usuarios a simple vista.

virtualbox_1804-test_23_04_2018_19_36_47.png

Vía: Ubuntu.