Los televisores con resolución 8K UHD empiezan a ser una realidad, y el siguiente formato para el que casi no hay contenido pero que las empresas de televisores van a vender como un producto novedoso. Sharp ha puesto a la venta en Japón su primer televisor de este tipo de 70 pulgadas (1.78 m) con la resolución de 7680 × 4320 píxeles, el Aquos LC-70X500E.

El panel utilizado por la compañía tiene un brillo máximo de 400 nits, que alcanza los 1000 nits cuando sea necesario para afrontar el rango dinámico de imagen (HDR) del estándar HDR10, aunque también es compatible con HLG —el formato para las emisiones en directo—. Dispone de 216 zonas de iluminación independiente para realizar el oscurecimiento local de zonas, y es compatible con el color de BT. 2020/Rec. 2020. Su tiempo de respuesta se queda en 8 ms.

Las conexiones incluyen cuatro HDMI 2.0 con submuestreo de crominancia 4:4:4 e implementan también HDCP 2.0 para la reproducción de contenidos protegidos. El precio al que está llegando a Europa es de 11 899 euros, aunque tiene una orientación a un público profesional.

Vía: AnandTech.