Poco a poco el sector de los televisores se va a ir actualizando a la nueva realidad de los jugones, que igual usan una consola que un PC en el salón. Además, hace unas semanas Microsoft anunció que actualizaba la Xbox One para ser compatible con FreeSync, la tecnología de refresco variable de AMD, la cual está basada en el estándar de VESA llamado Adaptive Sync y se usará sobre HDMI. Por tanto, el coste de la tecnología va integrado en el coste del panel y no supone un desembolso adicional para el fabricante de televisores.

Con esta situación, Samsung empieza a mover ficha para ser la primera en poner televisores QLED con FreeSync en el mercado este mismo 2018, pero que además alcanzarán un refresco de pantalla de 120 Hz. Lo hace a través de una implementación parcial del estándar HDMI 2.1, manteniendo la interfaz de HDMI 2.0 ya que por el momento no va a haber televisores que implementen totalmente el estándar HDMI 2.1.

Los televisores de Samsung también van a ver su latencia de entrada reducida (input lag) hasta los 15.4 ms este año, y se espera que sea menos de 7 ms en los paneles QLED con tecnología de refresco variable. Asimismo, la compañía ha indicado que añadirá compensación rápida de la tasa de fotogramas (F-FRC) para que al usar sus televisores con consolas la latencia de entrada sea de 24 ms de media. Estará disponible en la serie de televisores NU8000 así como los QLED.

Vía: Guru3D.