El Gobierno de los EE. UU. está llevando una campaña de protección de las entidades gubernamentales frente a las injerencias de gobiernos extranjeros. Trump ya vetó el uso del antivirus Kaspersky por considerarla, con los pertinentes informes del FBI, una estrecha colaboradora del Gobierno ruso. Ahora un congresista tejano, que ha investigado las injerencias rusas en las últimas elecciones presidenciales del país, está tramitando una ley para evitar que las agencias gubernamentales compren material de Huawei y ZTE.

En los últimos años ha habido bastantes rifirrafes con respecto a los estrechos lazos de amistad entre Huawei y el Gobierno chino. El congresista Michael Conway toma de referencia las prohibiciones previas de comprar material directamente a Huawei y ZTE, y ahora quiere que ningún contrato firmado por el Gobierno de los EE. UU. ni de ninguna de las agencias gubernamentales del país puedan incluir en sus contratos la oferta de equipos de Huawei y ZTE.

Esto eliminar ciertos resquicios legales que permitía que los equipos de ambas compañías siguieran presentes en diversas instituciones, ya que no se compraban directamente, sino a través de subcontratas. Los políticos estadounidenses están extremadamente preocupados por la capacidad de espiar que tienen las estrechas relaciones del Partido Comunista de China con diversas empresas tecnológicas.

ZTE fue multada el año pasado con 1000 millones de dólares tras violar las prohibiciones de enviar productos de EE. UU. a Irán, y posteriormente mentir sobre este hecho al ser pillada.

Vía: TechCrunch.