SteelSeries quiere innovar en el terreno de los sensores de los ratones para mejorar su precisión, y en este caso lo hace añadiendo un segundo sensor al Rival 600, presentado en el CES 2018. El principal es un TrueMove3+ de la compañía, un sensor óptico de 12 000 PPP configurable en tramos de 100 PPP, con 350 PPS (pulgadas por segundo) y una aceleración de 50 G. El secundario es un sensor de profundidad, que permite configurar la distancia de elevación a un mínimo de 0.5 mm y un máximo de 2 mm, para evitar movimientos involuntarios al mover de lugar el ratón sobre la superficie.

Según la compañía, esto es importante para los jugadores profesionales, para quienes está orientado aparentemente el ratón. El diseño del ratón en sí es en plástico negro, con zonas de silicona en los laterales para mejorar el agarre. Tiene un tamaño de 131 × 62 × 43 mm con un peso de 96 gramos, pero los laterales se pueden retirar para incluir hasta cuatro pesos de 4 gramos en cada lado, lo que llevaría el peso total del ratón con todos ellos hasta los 128 gramos.

El cable de conexión USB tiene una longitud de 2 metros. Es un ratón para diestros, con tres botones adicionales a la izquierda y uno debajo de la rueda. Su diseño está pensado idealmente para agarres con la palma o tipo garra. Incluye iluminación RGB en varias zonas, sobre todo el reposapalma, logo y zonas laterales. Se puede configurar la luz y reprogramar los botones a través de Engine, la aplicación de configuración de SteelSeries.

Su precio es de 79.99 dólares, y ya está disponible para comprar.

Vía: TechPowerUp.