Aunque en este CES 2018 en el terreno de los accesorios los que están dominando son los cargadores inalámbricos para los iPhone, los SSD externos también están despertando un gran interés. Dell ha presentado un nuevo modelo que es muy compacto, pero que además funciona sobre una atípica conexión Thunderbolt 3 para este tipo de dispositivos. Esto permite que estos SSD incluyan en su interior chips modelos con una controladora con NVMe y una interfaz PCIe 3.0 ×4.

Eso lleva a que su velocidad máxima de operación sea de 2650 MB/s (lectura secuencial), que es mucho mayor de la que se consigue con los que tienen una conectividad USB 3.0 o 3.1, pero que en el puente SATA3/PCIe a USB se quedarían en unos 540 MB/s de transferencia —más una ralentización mayor a la hora de transferir archivos pequeños—. El tamaño de estos SSD es de 9.9 cm × 4.8 cm × 2 cm, con una única conexión Thunderbolt 3.

Hasta ahora los periféricos y accesorios con Thunderbolt 3 resultan caros, pero menos caros desde que Intel anunció su intención de convertir este estándar en abierto y reducir o eliminar los costes de uso que se le tenían que pagar a la compañía. Estará disponible en modelos de 500 GB por un precio de 439 dólares (SD1-T0500) mientras que el modelo de 1 TB costará 799 dólares (SD1-T1000). Se ponen a la venta el 28 de febrero.

Vía: The Tech Report.