Los cajeros automáticos de los bancos son blancos frecuentes de ciberdelincuentes y criminales comunes. Recientemente, un grupo organizado de cibercriminales rusos llamados MoneyTaker ha robado casi 10 millones de dólares de cajeros de 18 instituciones financieras de Estados Unidos y Rusia, 15 de las cuales eran estadounidenses.

Los primeros ataques registrados fueron en 2016, año en el que comprometieron la red STAR de First Data, la cual es el sistema de transferencia de mensajes para cajeros más importante de los Estados Unidos, robando también documentos del sistema empleado por otros 200 bancos, FedLink de OceanSystems. También han interferido con la red rusa AW CRB.

El grupo, del cual se desconoce quienes lo integran, han empleado diversas herramientas para puentear las medidas de seguridad del software empleado por las entidades, cubriendo también su rastro. Aunque no han afectado directamente a los usuarios, ya que el objetivo era interceptar transferencias, vuelve a poner el foco en que las medidas que adoptan algunos bancos no son suficientes para evitar los ataques.

Vía: EnGadget.