Elon Musk no es de los que aceptan riesgos, y cuando dijo en marzo que construiría en Australia una granja de batería de 129 MW en menos de 100 días de la firma del contrato con el Gobierno del país o lo haría gratis, estaba muy seguro de que lo conseguiría. El contrato se firmó el 29 de septiembre, y la granja se ha finalizado de construir en menos de dos meses.

El coste del kilovatio hora ha sido de unos 250 dólares, sin incluir la mano de obra o los gastos de transporte. La granja se ha construido en el estado de Australia Meridional para apoyar la generación de electricidad de la granja eólica de Hornsdale de 315 MW, pero la cual tiene un rendimiento irregular. Debido a ello, el estado suele sufrir apagones, para lo cual esta granja de baterías almacenará el excedente de los momentos de mucha producción para aquellos en los que la producción sea baja.

De no haber cumplido el plazo de construcción, le habría costado a Tesla unos 50 millones de dólares. La granja todavía necesita unos días de prueba continua antes de entrar en funcionamiento a principios de diciembre. Las baterías instaladas en Australia Meridional se han producido en la Megafactoría que Tesla todavía tiene en construcción en Nevada.

Vía: Ars Technica.