Acer ha añadido un nuevo monitor a su catálogo orientado al sector profesional. El panel incluido en el ET322QK es de 31.5 pulgadas con resolución de 3840 × 2160 píxeles de tipo VA, con 300 nits de brillo, contraste estático 3000:1, 178/178º de ángulos de visión y 4 ms de tiempo de respuesta. También es compatible con el refresco adaptable FreeSync, a pesar de que las tarjetas gráficas que más podrían sacar partido de ello, las RX Vega, no tengan un buen precio o disponibilidad ahora mismo.

La calidad del color es de 10 bits, cubriendo el 100 % de la gama sRGB. Acer también ha indicado que el ET322QK es compatible con HDR10, el estándar de imágenes de alto rango dinámico de Samsung, pero el bajo brillo de la pantalla juega en su contra. Una cosa es entender los metadatos de HDR10 y otra el ser capaz de mostrar las imágenes con la calidad que permite ese estándar, aunque sirve para monitores con 1000 nits y un contraste normal, o 500 nits y un contraste muy inferior del normal —Acer habrá tenido que seguir esto último—.

En el terreno de la ergonomía, del monitor solo puede regularse su inclinación entre –3.5º y 25º, e incluye los enganches VESA de 100 x 100 mm. Incluye dos conectores HDMI 2.0 con HDCP 2.2, así como un DisplayPort 1.2. Dispone de dos altavoces de 2 W integrados.

Su precio es de 499 dólares.