Accesorios. Los necesitas pero los odias. En el caso de los dispositivos más baratos es normal que no lleven ciertos extras, pero en el caso del nuevo iPhone X de 1159 euros es difícil aceptar que ciertos accesorios aparentemente básicos no se incluyan con él. Apple ha incluido una carga rápida mejor al iPhone X, que permite recargar el 50 % de la batería en tan solo 30 minutos, pero para ello se necesita un cargador distinto del incluido con el teléfono.

Esos cargadores son los utilizados para recargar los MacBook, que son de 29 W, 61 W y 87 W, que cuestan entre 59 y 80 euros. Pero esos cargadores son para cables USB tipo C, y el cable se vende a su vez por separado, y el cable USB tipo C a Lightning cuesta otros 29 euros. Así que la broma, de valer el de 29 W —que supongo que sí—, la broma sale por otros 88 euros, sumados a los 1159 que ya cuesta el teléfono con un cargador y cable USB tipo A a Lightning que no sirven para la carga rápida del móvil.

Vía: 9to5Mac.