Los ciberataques a instalaciones estratégicas de los países son cada vez más comunes, en un constante tira y afloja entre los expertos en seguridad y los piratas informáticos. Ahora se han detectado una serie de incursiones a las redes de distribución de energía de distintos países de Europa y Norteamérica a manos de un grupo de hackers llamado Dragonfly.

El aviso lo ha dado Symantec, que indica que el grupo de piratas lleva desde al menos 2011 intentando acceder a las redes eléctricas, pero que desde 2014 estaban intentando poner un pie en el interior de sus redes de comunicaciones mediante la obtención de nombre de usuario y contraseñas de su personal. El problema llega en que en el último año se han colado cada vez más veces en estos sistemas, instalando troyanos y otro malware para hacerse con el control de las redes eléctricas.

Los sistemas de los que podrían apoderarse incluyen la redistribución de energía entre sectores, cortando el suministro en amplias zonas. Symantec ha publicado el aviso de lo que pueden hacer las empresas de electricidad para proteger sus redes, ya que no vale solo con eliminar el malware para darlas por aseguradas, ya que disponen de muchos otros datos de las compañías mediante los que podrían recuperar el acceso a sus redes.

Vía: Ars Technica.