Acer ha llegado al IFA con una renovación de sus equipos para jugones, y el producto más curioso es el Predator Orion 9000. La compañía destaca el particular diseño del PC, con una caja diseñada para «mantener los niveles de inferferencia electromagnética bajo control» —no sabía que eso fuera un problema en los PC—, con asas y ruedas para que se pueda transportar mejor. El diseño exterior no está mal del todo, y tiene lucecitas de colores, pero para gustos...

Los PC de esta serie cuentan con refrigeración líquida, y se pueden configurar con hasta un Core i9-7980XE de 18 núcleos físicos o 36 lógicos, y un sistema de ventilación interior mejorado de cinco ventiladores para reducir lo máximo las temperaturas dentro de la caja. Espero que no sea a costa de un mayor ruido, que es lo más probable.

Acer da la opción de configurar el equipo con hasta cuatro tarjetas gráficas Radeon RX Vega —¿fuente de 1500 W?, e igual se queda corta, salvo que sean RX Vega 56—, o dos GTX 1080 Ti en SLI. También se pueden añadir hasta 128 GB de memoria DDR4, y la placa base dispone de cuatro ranuras M.2 2280 para cuatro SSD de tipo PCIe 3.0 x4.

También cuenta con conectividad variada, lo que incluye múltiples USB 3.0, USB 3.1 tipo A y tipo C, las múltiples conexiones de vídeo de las tarjetas gráficas, Ethernet, wifi, Bluetooth y demás conectividad habitual. En el frontal incluye un botón para aplicar al instante unos parámetros de overclocking al equipo.

El precio del equipo empieza en los 2000 euros, y estará disponible en noviembre.

95329 bytes 109288 bytes 81257 bytes 124747 bytes

Vía: Nota de prensa.