A falta de procesadores Ryzen de portátiles, buenos son los de sobremesa. Algo así ha debido pensar Asus al presentar el portátil ROG Strix GL702ZX, porque lo ha presentado con una variedad de procesadores Ryzen entre los que elegir. Esos procesadores son un Ryzen 7 1700, Ryzen 5 1600 o un Ryzen 3 1200, este último de cuatro núcleos físicos sin multihilo y que está pendiente de llegar al mercado en el verano.

Potencia de procesamiento no le va a faltar, con la ventaja de que son procesadores que no consumen mucho —65 W—. Si se le acompaña de una Radeon RX 580, el resultado es un portátil que apunta a mucha potencia en juegos.

Asus lo acompaña con pantallas de 17.3 pulgadas 4K UHD a 60 Hz, o 1080p de 75 o 120 Hz, todos de tipo IPS compatibles con FreeSync —es una tecnología que no tiene coste adicional incluirla, a diferencia de G-SYNC—. No le veo aprovechando los 120 Hz con esos procesadores y esa tarjeta gráfica, pero tampoco molesta.

El aspecto exterior es el habitual de los GL702, y este tiene 33 mm de grosor con un peso de 3.2 kg, pero es un modelo más tradicional, y no de los ultraportátiles para juegos que van a ir llegando gracias a las Max-Q de Nvidia. Dispone de un teclado con retroiluminación RGB, con teclas con una distancia de acción de 1.6 mm, y se puede configurar con hasta 32 GB de memoria DDR4-2400, un SSD de hasta 512 GB de tipo PCIe, y un disco de 2.5 pulgadas.

Dispone de una toma Ethernet, wifi 802.11 ac, Bluetooth 4.1, salida de audio de 3.5 mm, un HDMI 2.0b y DisplayPort capaces de salida de vídeo a 4K y 60 Hz, con tres USB 3.0 y un USB 3.0 tipo C.

La compañía no ha dado indicaciones del precio que tendrá, y se pondrá a la venta a lo largo del verano.

66580 bytes 77112 bytes 65123 bytes 74676 bytes 78125 bytes

Vía: Hot Hardware.