Para no comerse mucho la cabeza con los nombres, Microsoft ha anunciado en el BUILD 2017 que la actualización de septiembre de Windows 10 se llamará simplemente Fall Creators Update, Creadores Otoño o actualización de otoño para creadores. Pues muy bien. Dejando el nombre a un lado, lo interesante son las novedades que llegarán, y que incluyen un rediseño de interfaz.

La compilación 16193 de Windows 10 trae algunos cambios visuales, no generalizados —eso ocurrirá después de la actualización de otoño—, pero siguiendo el nuevo lenguaje de diseño de Microsoft al que han llamado Fluent Design System o sistema de diseño fluido. La compañía llega como cinco años tarde a este tipo de diseño despejado y simplista, que intentó introducir en la primera versión de Windows 10 y se quedó a medias. En esta compilación de Windows 10 se podrá ver por ejemplo en la aplicación Story Remix.

320697 bytes 2219969 bytes 3510465 bytes 47347 bytes

En esta versión también hay una buena cantidad de fallos corregidos, y algunas características nuevas introducidas. Por ejemplo hay un Limitador de consumo en el Administrador de tareas que permitirá reducir el consumo de aplicaciones que estén en segundo plano en entornos que pueda ser interesante hacerlo, como en portátiles para ahorrar batería. Solo está disponible para procesadores Core de Intel de sexta generación.

También se puede controlar el volumen de las aplicaciones universales de manera independiente, y otros cambios menores como la introducción de inteligencia artificial en el buscador de Windows para hacerlo más eficiente. Para acceder a la beta hay que inscribirse como Windows Insider en Windows Update.

Fuente: Windows. Vía: Ars Technica.