Gigabyte ha presentado su alineación de tarjetas gráficas RX 570 y RX 580, y todas están orientados a alto rendimiento, y con características similares en cuanto a composición y refrigeración, aunque con detalles diferenciadores. La primera, y la mejor, es la Radeon RX 580 AORUS XTR, la marca más jugona de Gigabyte.

Dispone de doble ventilador de 100 mm con un grueso disipador de aluminio y placa trasera de metal con una zona de cobre de contacto directo con la zona donde está la GPU en la placa base, por lo que esta placa trasera sí es de refrigeración. Otra cuestión sería probar cuánto repercute en el enfriamiento de la tarjeta, porque podría ser una cantidad marginal —pero todo ayuda—.

El sistema de iluminación RGB es personalizable, y la frecuencia turbo es de 1439 MHz, frente a los 1340 MHz de la tarjeta de referencia de AMD. Con ello el consumo se va de los 185 W a los 250 W, ya que se puede considerar como una subida fuerte de la GPU. Este y el resto de modelos disponen de tres DisplayPort, un HDMI y un DVI-D.

Además del modelo AORUS XTR, Gigabyte también pone a la venta otro modelo AORUS de 8 GB de VRAM de similares características, otro modelo RX 580 Gaming 8G, y dos de 4 GB VRAM. En general solo varían las frecuencias turbo y la calidad de la refrigeración, y todos tienen iluminación RGB y placa trasera.

Por otra parte, las Radeon RX 570 se centran en dos modelos distintos, ambos de 4 GB de VRAM. Por un lado está la serie normal, sin ningún apelativo en particular, simplemente Radeon RX 570 4G con frecuencia turbo de 1295 MHz, y la RX 570 Gaming 4G que dispone de turbo de 1255 MHz, pero con un sistema de refrigeración mejor.

Ambos modelos tienen placa trasera de refrigeración con un disipador de cobre contactando con la parte trasera de la PCB donde se sitúa la GPU, e iluminación RGB con una refrigeración de doble ventilador.