Nintendo tuvo la brillante idea de poner a la venta una edición de pequeño tamaño de su consola NES en forma de la NES Classic Mini. Fue un éxito instantáneo puesto que la puso a la venta mes y medio antes de las navidades y apenas dos semanas antes del viernes negro, y por tanto fue uno de los artículos más buscados. Sin embargo, Nintendo se quedó muy corto en la producción, y ha sido bastante difícil de conseguir.

Se estimó que a principios de febrero ya había vendido 1.5 millones de unidades de la NES Classic Mini, pero los que no hayan podido hacerse con una tendrán que recurrir a comprarla de segunda mano o en reventa por precios muy por encima de los 60 euros que cuesta. Nintendo ha optado por descatalogarla, y las últimas unidades saldrán de sus almacenes este mes y se volverán a vender de manera instantánea.

La compañía alega que no estaba planeado que fuera un producto que se fuera a vender durante mucho tiempo, y solo aumentaron algo la producción para cubrir la fuerte demanda inicial que había tenido. Aunque la noticia se ha dado a conocer a través del servicio de prensa de Nintendo de América, es de prever que también dejará de venderse en el resto del mundo.

Vía: VG24/7.